Los diez mandamientos para sacar a España de la crisis (I)

Buenos días,

Lo prometido es deuda. Hace muchos meses que llevo pensando cómo presentar muchas de mis ideas económicas sobre la crisis (y sus posibles soluciones). He tenido el gusto y el privilegio de compartirlas a lo largo de estos años con alumnos, amigos, colegas de profesión, economistas prestigiosos, pero si algo me había faltado era una estructura sólida que pudiera cautivar al lector, más allá de lanzar algunas ideas o soluciones a problemas concretos como podía ser el desastre de Lehman Brothers, o el posible colapso del sistema de pensiones en España. Finalmente, y con el permiso que debo pedir a los católicos, y tal vez porque a la vista de la crisis de deuda todos hemos rezado con más fuerza, presento a continuación lo que he decidido llamar “Los diez mandamientos para sacar a España de la crisis”. Cada mandamiento permitiría escribir un libro de economía, pero de momento me he obligado a escribir, para cada uno de ellos, un post en este blog.

Los diez mandamientos para sacar a España de la crisis son:

1-El primero,  no amarás al mercado sobre todas las cosas.

2-El segundo, trabajarás los valores.

3-El tercero, consagrarás Europa.

4-El cuarto, honrarás la estrategia.

5-El quinto, no matarás (el futuro).

6-El sexto, simplificarás.

7-El séptimo, gastarás mejor.

8-El octavo, crearás empleo.

9-El noveno, no tolerarás productos impuros.

10- El décimo, aplicarás los mandamientos empezando por ti mismo.

De forma que debemos hoy empezar por el primero:

1-El primero,  no amarás al mercado sobre todas las cosas

Creo que incluso los pensadores y economistas más liberales deberían aceptar que dar alas ilimitadas al mercado es un completo error, y que la desregulación absoluta lleva al caos. Una prueba evidente, pero no la única, es la crisis en la que nos encontramos fruto, entre otras cosas, de un proceso de desregulación excepcionalmente intenso iniciado en los 70-80 que se aceleró en la última década.

No se puede dejar todo en manos del mercado, y menos cuando éste se tiñe de tiznes oligopolísticos, y un puñado de empresas establece sus normas y rige el mercado. Estoy hablando por ejemplo de tres empresas de rating, que han mostrado sus vergüenzas más de una vez, pero que siguen rigiendo el mundo financiero. Estoy hablando también de un puñado de bancos de inversión (puñado por lo que se cuentan con los dedos de una mano) que controlan casi el 100% del mercado de CDS, productos que tienen contra las cuerdas ni más ni menos que a una Europa desunida hasta la médula. Estoy hablando también de organismos internacionales que han demostrado anteriormente sus fracasos estrepitosos en el rescate de países y regiones (digamos FMI, BM, etc.) y que apuestan con demasiada frialdad y devoción por políticas de la extrema ortodoxia liberal que no siempre son la solución. Estoy hablando del poder internacional de lo único que se ha globalizado realmente en el mundo “global” en el que vivimos: el dinero transmitido a través de transferencia bancaria (no digo el ¡dinero!, digo el dinero transmitido a través de transferencia bancaria). Es por tanto necesario limitar y controlar las prácticas abusivas en mercados, en industrias, en el sistema financiero.

No soy un experto en transacciones internacionales, pero parece claro que deben establecerse límites a éste poder: llámese tasa Tobin, tasa Robin Hood, regulación eficiente del sistema financiero internacional, controles efectivos de algunos activos negociados, etc. El problema es que se deben establecer estrategias y políticas a nivel internacional, hecho que es difícil cuando nuestros gobiernos siguen viviendo, pensando y actuando a nivel local, regional o de país y juegan al gato y al ratón, y al “amago” en el juego del pañuelo, sin pensar que el abismo les espera a la vuelta de la esquina. Es curioso como la sociedad pide de sus ciudadanos que sean ciudadanos del mundo, que hablen idiomas, que hayan estado de Erasmus, que tengan facilidad para cambiar de lugar, viajar y trabajar aquí y allá, y ésta misma sociedad, y sus dirigentes, siguen pensando como auténticos pueblerinos que piensan que el mundo acaba donde acaban sus cabras.

No podemos culpar a la especulación del mal funcionamiento del mercado. La especulación desmesurada es un síntoma de que el mercado funciona incorrectamente a veces, y que estas anomalías deben ser reguladas y gestionadas. No se debe culpar a la especulación de todos los males, pero igual que cualquier actividad humana, también ésta debe tener límites, pues la especulación de cinco grandes empresas que hunden países no es otra cosa que terrorismo financiero y sometimiento de países bajo el yugo del poder de la especulación. El control de la especulación desbocada es cada vez más necesario, más aún cuando se pueden mover fortunas y hundir países a golpe de click; pero este control a la especulación también es necesario para evitar burbujas que nos lleven a desastres como el actual. “Toda crisis es el caldo de cultivo de la próxima burbuja”, lo he dicho en todos sitios, y lo seguiré diciendo. Debemos estar atentos entonces a cual va a ser la siguiente, la siguiente gallina de los huevos de oro, y no dejarla campar alegremente. Debemos por tanto exigir a aquellos que tienen la facultad, la potestad y la obligación de decidir sobre la vida de los demás, que lo hagan, y que tomen decisiones valientes en la línea propuesta y que sean verdad los cantos de sirena que se oyeron una vez, aquellos que hablaban de refundar el sistema capitalista, de regulación, de cambios estructurales… tenemos una oportunidad excelente de establecer los cimientos de un crecimiento ordenado que no se hundan de nuevo en un futuro, como el gigante de pies de barro que hemos sido.

¿Dudas sobre lo que son los mercados financieros? ¿Interesado en saber qué es un sistema financiero? ¡Dale un vistazo al video siguiente!

Anuncios

4 pensamientos en “Los diez mandamientos para sacar a España de la crisis (I)

  1. Pingback: Actualización | Clases de Finanzas

  2. Pingback: Los diez mandamientos para sacar a España de la crisis (II) | Clases de Finanzas

  3. Pingback: Artículo diario de Tarragona « Remote Viewers

  4. Pingback: Artículo | Clases de Finanzas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s