Artículo-LA VERDAD OCULTA DE LA CRISIS FINANCIERA (I)

Buenos días,

Os dejo a continuación un artículo de un compañero de la Universidad Rovira y Virgili, que creo muy interesante.

Un saludo

LA VERDAD OCULTA DE LA CRISIS FINANCIERA (I)

“Actualmente, la deuda alemana goza de la máxima calificación crediticia según todas las agencias de rating (siguiendo el sistema de Standard&Poors: AAA; y según el sistema de Moody’s: Aaa). En cambio, la deuda española está unos escalones por debajo, ya que según S&P es de AA- y según Moody’s es A1. No deja de ser paradójico que las agencias que evalúan la solvencia de un país, continúan siendo las mismas que mantenían la máxima calificación a Lehman Brothers hasta unos días antes de su quiebra en Septiembre de 2008.

Seguramente han oído hablar del “Efecto mariposa”, término acuñado por el meteorólogo y matemático Edward Lorenz hacia 1960, que hace referencia a que el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un Tsunami en la otra parte del mundo. Pues bien, actualmente las mariposas se han convertido en agencias de calificación, y el Tsunami en la insaciable crisis de deuda. ¿Qué sucede cuando Standard&Poors, Moody’s o Fitch, rebajan la calificación de la deuda soberana de un país como España, Italia o Grecia? Pues automáticamente, como si del efecto mariposa se tratara, bajan las bolsas y suben las primas de riesgo europeas, mientras el mismísimo euro se tambalea. Entonces, la mayoría de inversores reaccionan de dos formas:

La primera reacción es que aquellos que estaban pensando en invertir en deuda española, por ejemplo, cambian de opinión y deciden prestar su dinero a países más seguros como Alemania. Con un poco de suerte, ese mismo inversor se decidirá finalmente por comprar deuda española, aunque evidentemente, exigiendo una rentabilidad mayor. La segunda reacción es que otros inversores que ya tenían deuda española deciden ir al mercado secundario y venderla, principalmente por dos razones: la primera porque les entra el pánico y prefieren tener su dinero en otro activo más seguro; la segunda, porque muchos fondos de inversión conservadores tienen establecido en sus estatutos la prohibición de tener en cartera deuda con un nivel inferior a una determinada calificación (existen fondos que sólo pueden invertir en activos financieros con la máxima calificación: AAA), entonces se ven obligados a deshacerse de dicha deuda.

Así pues, al haber muchos inversores que quieren vender sus títulos de deuda pública española, simplemente por la ley de oferta y demanda baja el precio de éstos, lo cual significa una subida de los tipos de interés. Y todo este proceso se resume en un incremento de la famosa prima de riesgo (diferencia entre la rentabilidad que los inversores exigen a nuestra deuda y la que exigen a la deuda alemana). Si la prima de riesgo es excesivamente elevada no encontramos financiación en los mercados internacionales (o la encontramos a un coste insostenible) y la UE tiene que salir al rescate para evitar nuestra quiebra, eso sí, a cambio de aprobar drásticas medidas de ajuste. Por lo tanto, el funcionamiento de nuestra economía depende en gran medida de la calificación que nos otorguen las agencias de rating estadounidenses. Entonces, sería conveniente saber quiénes son estas agencias ¿verdad?

Pues los principales accionistas de estas agencias son grandes fondos de inversión norteamericanos como Capital World Investors (controla el 10% de S&P y el 13% de Moody’s) o Vanguard Corp. (controla el 4% de S&P y el 5% de Moody’s). Además, estos mismos fondos de inversión también tienen importantes participaciones en los mayores bancos de inversión norteamericanos como por ejemplo Goldman Sachs, el cual es uno de los principales emisores de CDS (Credit Default Swaps), los activos financieros que están generando más controversia en la actual crisis de deuda. Así pues, no vamos a ser malpensados y creer que los fondos de inversión y los grandes bancos norteamericanos, presionan a las agencias de rating para que rebajen la calificación de la deuda de determinados países (como España), con el objetivo de lucrarse a costa de la pérdida del empleo, la rebaja de las pensiones o la subida de impuestos a millones de personas. Y ¿cómo se lucran? Básicamente de tres formas: abriendo posiciones cortas (invertir a la baja) en los mercados de renta variable; haciendo ataques especulativos contra países a los que rebajan la calificación; y sobre todo gracias al incremento de precios de los CDS que ellos mismos venden. Si se dan cuenta, las tres formas implican bajadas de las bolsas e incrementos de la prima de riesgo, ¿no les suena esta situación? Tampoco vamos a preocuparnos porqué es evidente que las autoridades financieras y políticas europeas están haciendo todo lo posible para solucionar la actual crisis de deuda, y están tomando medidas eficaces y contundentes como la unificación fiscal, la creación de eurobonos o la creación de una agencia de calificación europea… ¿O no?”

Sr. Xema Cardona. Investigador Grupo AIRE10. Departamento Finanzas. Universidad Rovira y Virgili.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s