No Krugman, así no.

Buenos días a todos,

Esta semana el Dr. Krugman hizo una afirmación en su blog personal que pronosticaba la salida de Grecia del Euro, el corralito en Italia y España, el pánico total, y la caída y destrucción del Euro. Lo hizo como aquel que no quiere la cosa, en 5 líneas.  Ya se sabe, aquello de lo bueno, si breve, dos veces bueno… pero tal vez no tuvo en cuenta la importancia que se le da a su opinión, y la tormenta que puede generarse al son de sus palabras. Tampoco creo que en su blog, al lado de un anuncio de Amazon y uno de cócteles, sea la mejor manera de pronosticar el fin del mundo conocido… digamos falta de delicadeza.

Partiendo del hecho que los economistas no podemos predecir más allá del futuro inmediato en un entorno estable, y que en la situación caótica, irracional, llena de miedo y decisiones cobardes de gobernantes en la que nos movemos cualquier pronóstico, y la fiabilidad de los mismos, es más que cuestionable, debemos recordar otra cosa: a los economistas nos sale muy barato decir barbaridades, cometer errores… nadie nos va a hacer responder delante de un tribunal por negligencia. Si fuera así, muchas personas cerrarían la boca. (Debemos pensar que Krugman asesoró a Alan Greespan a alentar una burbuja inmobiliaria para salir de la crisis .com)

En tercer lugar, tener un premio nobel no te exime de decir o hacer tonterías. En un libro genial que recomiendo leer, “Allegro ma non troppo”, de C. M. Cipolla, el autor afirma tajantemente, y estoy de acuerdo, que existe el mismo porcentaje de inútiles e incompetentes entre los señores cuidan los jardines como entre los premios Nobel. Una prueba, LTCM (Long Term Capital Management), un fondo de inversión  (Hedge Fund) asesorado por Scholes y Merton, nada más y nada menos que dos premios Nobel, fondo que realizaba estrategias de arbitraje, que perdió nada menos que 4600 millones de dólares en 1998 debido a la crisis financiera rusa, tuvo que ser rescatado por otras entidades capitaneadas por la Reserva Federal, y apunto estuvo de acabar con el sistema financiero de Estados Unidos.

Dicho esto, creo que el Sr Krugman se ha equivocado, ha pecado de simplificador y de falta de detalle en su análisis, pero sobretodo se ha equivocado con el formato, en la forma. También el desarrollo que presenta en sus 5 líneas de blog parece ser la única posibilidad, y no una trayectoria de entre muchas posibles, trayectoria final que únicamente dependerán de decisiones políticas (sí, he dicho políticas). Puede que Grecia salga del Euro, claro, y que entremos en pánico, claro… y que volvamos a cambiar cabras por kilos de tomates… todo es posible, pero debemos distingir entre posible y probable. No creo que se produzca una salida desordenada de Grecia (si sale), y un caos absoluto, porque espero que nuestros gobernantes estén a la altura para evitar eso, que sería castastrófico, también para EEUU, y para el mundo. Lo que sí está claro es que si seguimos generando discursos incendiarios y apocalípticos, sí vamos a conseguir que esa situación se produzca… las masas son irracionales.

Tampoco debemos caer en la tentación de no atender las bases económicas que subyacen en la afirmación de Krugman. No podemos mirar a otro lado, pues Krugman tiene razón en la situación delicada, de vida o muerto en la que nos encontramos. Grecia está mal, España está mal, Italia está mal… eso, lo sabemos todos… y creo que finalmente lo saben por fin muchos políticos. No quiero entrar en discusiones sobre cómo salir o no salir de esta situación, pues lo he tratado a lo largo de diversos artículos, lo que quiero hoy recalcar es destacar cual es el problema. El problema no es Grecia, no es Italia, no es España. El problema es la falta de confianza de inversores y ahorradores en la capacidad de Europa de solucionar sus problemas de forma conjunta; el problema es la desUE. Hace ya meses que lo dije, necesitamos políticos valientes que cojan el toro por los cuernos y que no escurran el bulto. Necesitamos decisiones claras, concertadas, y no voces que se contradicen entre sí y que responden lo que les apetece en función de qué rubita de ojos claros les pregunta. Señores políticos que deciden nuestras vidas, sean serios o apártense. Señores políticos, pónganse de acuerdo, establezcan un plan de largo plazo. No se engañen, esto no se va a arreglar en un año, ni en dos.

Hasta que no aparezca contundencia clara en las decisiones, iremos a golpe de timón, replegando y abriendo velas, intentando no naufragar. Mientras esa línea no se emprenda, iremos tapando agujeros, poniendo parches en la economía griega, en el sistema financiero español, en los bancos alemanes… y algunos se seguirán frotando las manos en la otra orilla del atlántico.

Un saludo y que nos cojan confesados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s